Kaidan, mitologia y suspenso: cine de Terror japonés.

Hay películas de terror en las cuales saltas y gritas en el cine y te ríes a la salida con tus amigos; hay otras que te persiguen hasta que te despertás en tu cama empapado de una humedad misteriosa, que estas muy seguro no es sudor. El cine japones de terror entra en la segunda clase.
La primera vez que vi Ju-On: The Grudge no dormi bien en una semana. Y esto es porque el cine de horror nipon se basa en la psicología y la construcción de suspense para traumar (casi literalmente) al espectador. Un tempo aletargado con una siniestra criatura al acecho pero sin saber cuando atacara, ni xomo lo hara, nos deja pasmados en nuestros asientos. Filmes como el ya mencionado Ju-On, Ring, Onibaba, entre otras lograron fama mundial, siendo inclusive hechos remakes americanos – La Llamada, El Grito, y sus inútiles secuelas-. Todo esto se basó en las historias de terror de las etapas Edo y Meiji, conocidas como kaidan, y del teatro kabuki y noh, que se basaba en poltergueists, entidades demoniacas o el folklore local. Despues de este boom, a mediados de los 90, el cine de horrornse volcio más violento, como en ‘ El Clubbdel Suicidio”, en cuya escena inicial venos como varias decenas de colegialas son explicitamente arrolladas por el tren al saltar sobre el, lo que no quita que siguen usando los metodos mencionados, lo que crea una sangrienta y horrorifica secuencia que quedara grabada a fuego en nuestras retinas.
Asi, con una contrucció delicada de trama, psicologia y suspenso, los japoneses crearon un cine de terror que, como el Kasa Obake, demonio japones con forma de paragüa con un ojo y un pie, te debora y atrapa para siempre, internandote, de vez en cuando, en uno que otro especial ridiculo.

Kasa Obake
Kasa Obake